Revista Digital DeMujeres.com.ar

Sábado | 25 de Septiembre de 2021

No lo dudes, somos Diosas. Hestia

Hestia, la sabiduría interior y el alma de la casa

Marcela Simonetti - 15-12-2014

La diosa griega Hestia fue la primera hija de los titanes Cronos y Rea.

 

 

Ella fue la Diosa del Hogar, del fuego ardiendo en un hogar circular.

 

Para los romanos, era Vesta, y a diferencia de los otros dioses, su figura no era representada en forma humana.

 


Hestia era una diosa tranquila y serena que no se involucraba en las disputas y rencillas que ocurrían a su alrededor. Quizá por eso, tenía una especie de “perfil bajo”, comparada con otras diosas. Sin embrago, su presencia era fundamental para que una casa se convirtiera en un Hogar.

 


En la antigua Grecia, cuando una pareja se casaba, se realizaba un ritual consagrado a Hestia, que consistía en que la madre de la novia encendía una antorcha en su propio hogar y se la llevaba a la pareja recién casada, para alumbrar su nueva casa y establecer así el nuevo hogar.

 

 

Según la analista junguiana Jean Shinoda Bolen, la presencia arquetípica de la diosa Hestia en la personalidad de una mujer, le proporciona un sentido de integridad y totalidad.

 

Le brinda a la mujer una conciencia enfocada “hacia adentro”, una conexión con su propio ser que le ayuda a percibir de manera intuitiva lo que sucede a su alrededor. 

  

 

 

Por otro lado, cuando se manifiesta la presencia de Hestia, las tareas del hogar se realizan con serenidad y hasta con agrado. Hestia, después de un día agitado, y de correr en el mundo exterior, nos ofrece un lugar adonde llegar, donde volver a nutrirnos. Las tareas cotidianas, no las hacemos solamente para “los otros”. Nos ayuda a darnos un espacio, o a cocinarnos algo rico, no para complacer a los demás, sino para disfrutarlo nosotras, para sentir que estamos “en casa”.

 


No obstante, el mundo competitivo en que vivimos, puede generarle dificultades a una mujer que tiene muchas características de Hestia, ya que carece de ambición y estrategias para desenvolverse en la “jungla de cemento”…

 


Puede sucederle que se desempeñe en una oficina, o un rol similar, donde, por más que trabaje constantemente, bien y generando un espacio de orden y calidez, no sea apreciada, reconocida y permanezca “invisible”. 

 

En este caso, la mujer puede aprender a “mostrarse”, a actuar con firmeza y desarrollar las estrategias necesarias para adaptarse al mundo externo, sin perder su centro, su esencia. Ese núcleo, del cual el trajín mundano nos aleja, pero al que necesitamos retornar, una y otra vez, para no perdernos a nosotras mismas.

 

 

 

Marcela Simonetti

Consultora Psicológica

 

Sitio web: www,jungtarot.com.ar

Blog: tarotmitosyarquetipos.blogspot.com

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido