Revista Digital DeMujeres.com.ar

Sábado | 25 de Septiembre de 2021

No lo dudes somos diosas

Isis, sanando el dolor

Marcela Simonetti - 18-11-2014



 

 

 

 

Isis es una diosa egipcia, hermana y esposa del dios Osiris y representa el arquetipo de la Gran Diosa Madre.

 

El mito del dios Osiris, que era llamado “El Bueno”, fue uno de los más importantes de la mitología egipcia y narra una historia de muerte y resurrección donde Seth hermano de Osiris, primero encierra a su hermano en un ataúd de plomo y lo arroja al Nilo. Isis lo rescata, pero cuando Seth lo encuentra, lo corta en muchos trozos y lo esparce por todo Egipto.

 

Isis queda muy afligida y con su hermana Neftis, van buscando y recuperando cada parte del dios Osiris, para luego, con la ayuda del dios Anubis, volver a infundirle vida, y a partir de este nuevo encuentro con el dios, concebir a su hijo Horus.

 

En la resurrección de Osiris, los egipcios vieron la promesa de una vida eterna, un triunfo de la luz sobre la oscuridad, que fue posible gracias al rol que desempeñó Isis, Ella, con sus ayudantes, logra liberar a Osiris, por eso Ethel Morgan, en su libro “La Diosa en Nosotras”, la relaciona con el arquetipo de “La Liberadora”.

 

Liberadora, en el sentido de poder atravesar situaciones dolorosas, en las que podemos sentirnos que estamos “atrapadas” como Osiris en el ataúd, o “hecha pedazos”, y a partir del reconocimiento y aceptación, poder volver a juntar parte por parte, volver a integrarnos, para poder sanar y renacer.

 

Osiris era llamado “ el bueno”, y su hermano Seth, por el contrario, representa la oscuridad, lo que Carl Jung denominaba “la sombra”, esos aspectos no reconocidos y rechazados de la psique, que si no son de a poco procesados e integrados, pueden ejercer efectos negativos sobre nosotros mismos y nuestro entorno.

 

Esta “sombra” no reconocida, nos puede oprimir a través de relaciones negativas, hábitos destructivos, o también a través de estados de ánimo o síntomas que nos causan dolor.

 

El arquetipo de Isis es un símbolo de esperanza, que es muy necesaria para cualquier momento de crisis. Gracias a su gran compasión, puede ayudar a liberarnos de nuestros encierros negativos, y a la vez a integrar y reconocer nuestras distintas partes, o facetas, para “dar a luz”, una personalidad transformada, más sabia y más integrada.

 

Por eso, como dice Ethel Morgan, está relacionada con la Mater Dolorosa, la Madre Doliente, que es capaz de asumir el sufrimiento, para transformarlo en fuerza mágica de redención-resurrección.

 

Pero a la vez Isis era llamada “la Gran Maga”, ya que ella conocía los secretos para lograr la transformación. Desde este punto de vista, Isis puede ayudarnos a encontrar los recursos y ayudantes necesarios para transmutar una situación a través de su “magia”, que es, nada más y nada menos, un gran cambio de conciencia.

 

 

 

Marcela Simonetti

Consultora Psicológica

 

Sitio web: www,jungtarot.com.ar

Blog: tarotmitosyarquetipos.blogspot.com

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido