No lo dudes somos diosas

El Diablo: La Sombra en el Tarot

Marcela Simonetti - 11-04-2014

 

¡Bienvenidas queridas lectoras de Espacio Arcano!

 

 

 

¡Hoy tenemos un invitado muy polémico! Su solo nombre tiene mala fama en nuestra cultura: El Diablo, ya que lo asociamos con las tentaciones y el mal camino.

 

En la carta lo observamos con alas de murciélago, subido en una tarima, en la cual tiene encadenados a dos diablillos.

 

Ya la imagen es muy sugerente: las alas de murciélago hablan de un personaje que se mueve en la oscuridad, que a nivel psicológico significa el inconsciente. Por eso, El Diablo en el Tarot representa lo que Carl Jung denominaba la Sombra y la definía de la siguiente manera:

 

"La figura de la sombra personifica todo lo que el sujeto no reconoce y lo que, sin embargo, una y otra vez le fuerza directa o indirectamente, así, por ejemplo, rasgos de carácter de valor inferior y demás tendencias irreconciliables."

 

 

 

La sombra personal se desarrolla en todos nosotros de manera natural durante la infancia. Cuando nos identificamos con determinados rasgos ideales de nuestra personalidad (como la buena educación y la generosidad, por ejemplo) cualidades que, por otra parte, son reforzadas sistemáticamente por el entorno que nos rodea, vamos formando nuestro Yo.

 

No obstante, al mismo tiempo, vamos desterrando también a la sombra aquellas otras cualidades que no se adecuan a nuestra imagen ideal (como la grosería y el egoísmo, por ejemplo). De esta manera, el ego y la sombra se van edificando simultáneamente, alimentándose, por así decirlo, de la misma experiencia vital.

 

Por eso, este arcano representa todos esos rasgos que rechazamos en nosotros mismos, y que calificamos como negativos en los demás: celos, envidia, lujuria, violencia, ambición desmedida, etc.

 

Como además está subido a una tarima, significa que una de sus peores características es la arrogancia.

 

Los sujetos atados, representan las dependencias: todo aquello que nos tiene atrapados en la vida, ya sea una adicción o un vínculo emocional tóxico.

 

Por estas razones es muy importante hacer conscientes estos aspectos, ya que si operan en forma autónoma e inconsciente, pueden ser destructivosEs cuando alguien dice: “no sé como hice esto, estaba fuera de mi, no era yo”

 

Sin embargo, no todos los rasgos de la Sombra son negativos. Este  misterioso tesoro encierra tanto facetas infantiles, apegos emocionales y síntomas neuróticos como aptitudes y talentos que no hemos llegado a desarrollar. La sombra "permanece conectada con las profundidades olvidadas del alma, con la vida y la vitalidad; ahí puede establecerse contacto con lo superior, lo creativo y lo universalmente humano", decía Jung.

 

Es necesario recuperar la sombra, para integrar aspectos positivos, creativos y vitales, como así también aspectos de la sexualidad, que tal vez por una educación y valores rígidos, se juzgaron como algo malo que debía ser reprimido.

 

 

 

El trabajo con este arcano y por ende con la sombra, nos puede ayudar  de múltiples maneras, entre ellas: 

 

 

 

- Encauzar adecuadamente las emociones negativas que irrumpen  inesperadamente en nuestra vida cotidiana.

 

- Reconocer las proyecciones que tiñen de continuo nuestra opinión de los demás.

 

- Sanar nuestras relaciones mediante la observación sincera de nosotros mismos y la comunicación directa.

 

- Hacernos conscientes de nuestras dependencias.

 

 

 

Apreciando los beneficios que trae este trabajo interno, este arcano te pregunta:

 

 

¿Estás dispuesta a encontrarte con tu sombra?

 

 

¡Muchas gracias y hasta el próximo encuentro!

 

 

 

Marcela

Consultora Psicológica

 

Sitio web: www,jungtarot.com.ar

Blog: tarotmitosyarquetipos.blogspot.com

 

 

 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.

Lo + leido