Psicología

Abriendo las puertas al diálogo

Lic. Patricia Pignato - 10-02-2014

 

 

Aprender a comunicarnos adecuadamente es condición fundamental para que los vínculos con otras personas fluyan saludablemente. Muchos de los conflictos y malentendidos que surgen entre padres e hijos, entre amigos, jefes y empleados,y en las parejas, entre otras relaciones, están arraigados en la forma como nos comunicamos.

 

Disentir y decir que se piensa diferente y exponer cada cual su punto de vista, es parte del proceso comunicativo, que implica acercamiento e integración entre las personas. Pero la correcta comunicación es algo así como un entrenamiento que necesita tiempo,constancia y compromiso.
 
 
El buen dialogo fortalece y nutre las relaciones humanas en cualquiera de sus formas.
 
 
Buena parte de las consultas de pareja muestran un déficit en la comunicación, poniendo en evidencia una incapacidad para aceptarse mutuamente como tales en la diversidad, viviendo muchas veces el desacuerdo como el final, o sintiendo el discenso como si éste los convirtiera en enemigos.
 
 
Abrir las puertas al diálogo implica saber escuchar,que es mucho más que lo que registran nuestros oídos, es ser receptivos,de aquello que la otra persona nos transmite,escuchar con atención y respeto, recibiendo al otro en sus palabras y haciéndolo sentir aceptado como nos gustaría ser recibidos y aceptados en las nuestras.
 
 
También es importante en la comunicación, el valor de las palabras, saber expresar apropiadamente lo que se necesita, se desea o se siente, ya que las mismas reflejan nuestro interior. Si hablamos desde el corazón y los afectos, por más duro que sea lo que tengamos para decir, seguramente conseguiremos ser escuchados, mientras que cuando transmitimos desde la ira, el odio, el enojo o el resentimiento, sólo lograremos lastimar y dejar heridas difíciles de cicatrizar.
 
 
Otro aspecto valioso a considerar en esta apertura al dialogo es la mirada, ya que cuando miramos, registramos y reconocemos en ese otro diferentes expresiones, advirtiendo algún matiz que no habíamos detectado, por lo tanto mirarnos, que es mucho más que el acto fisiológico de ver, nos dará la posibilidad de volver a descubrirnos cada vez...
 
 
Sergio Sinay, un reconocido investigador de los vínculos humanos, nos dice:
 
 

"Cuando en una pareja, las personas se miran, se escuchan, y llegan la una a la otra con sus palabras se produce un acto de comunicación que tiene, además, una continua temperatura emocional. Esta nace del registro de darse cuenta, de lo que a cada uno le pasa en cuanto a sus emociones mientras se comunica con el otro".

"... la comunicación es una tarea durante la cual se construye un camino hacia el mismo corazón del vínculo".

 
 
 
 
Lic. Patricia Pignato
 
 

Dejanos tu comentario


No es legible? Cambiar texto.